Su navegador web actual ya no es compatible. Para garantizar la plena funcionalidad de la página web y la seguridad de sus datos, le recomendamos que utilice un navegador más moderno (p. ej., Safari o Firefox).

Hola, ¿cómo podemos ayudarle?

A partir de diciembre llevamos el sabor de Obwalden a los vuelos de larga distancia de SWISS

A partir del 06 de diciembre, en el marco de SWISS Taste of Switzerland, nuestros pasajeros en SWISS First, Business y Premium Economy en vuelos de larga distancia con salida desde Zúrich y Ginebra podrán deleitarse con especialidades del cantón de Obwalden creadas por Michéle Müller, de Kempinski Palace Engelberg.

Ubicado en los Alpes suizos, el Kempinski Palace Engelberg ​está rodeado por un impresionante telón de fondo montañoso. A la berlinesa Michéle Müller, Director of Food and Beverage del hotel, le encanta trabajar con productos locales de queseros, viticultores y carniceros regionales. Sus creaciones reflejan su experiencia internacional y su amor por la cocina suiza.

Para nuestros pasajeros de SWISS First, Michéle Müller ha creado un áspic de lacón con mousse de rábano picante y zanahorias encurtidas como entrante, acompañado de pan de masa madre con mantequilla de cebollino. Como alternativa, los pasajeros pueden elegir una crema de chirivías con chutney de pera. Para el plato principal ha preparado un filete de ternera en su jugo, rösti de patatas, puré de champiñones, setas ostra salteadas y cebollas perla. Quienes prefieran el pescado, pueden optar por una trucha asalmonada con ‘beurre noisette’ y crema de almendras ahumadas, servida con patatas al perejil, coliflor, romanesco y zanahorias baby. El menú se completa con una reinterpretación de la manzana al horno con crumble de nueces pecanas, salsa de vainilla y helado de pasas.

Para nuestros pasajeros en SWISS Business, Michéle Müller ha preparado un entrante de ternera asada con verduras encurtidas, mayonesa de aceite de colza y chimichurri. Como plato principal se puede elegir entre solomillo de ternera con za’atar, jugo de dátiles, puré de patatas con harissa, zanahorias y romanesco o una lucioperca con mermelada de cebolla morada y salsa de azafrán, patatas volteadas, calabacín y caviar de berenjena. El menú se completa con una tarta de zanahoria con crema de mascarpone y gel de zanahoria.